Lunes 22 Octubre 2018

Miguel Bohórquez Carrasco

Rate this item
(1 Vote)

Un guitarra para soñar en aquellas noches ubriqueñas, donde la inspiración estaba garantizada por la pleya de amigos que, con asiduidad, celebraban el momento de la amistad unido éste al sentimiento flamenco, que sólo personas sensiblemente definidas convierten en arte. Fundido siempre a su guitarra "La Negrilla", hacía brotar los sonidos más armónicos y soñadores que recordase puedan.

Texto de Atanasio Villalba León

 

Read 1410 times